Recent Comments On Blog

Blog Archive

rss

15 September, 5:56pm

En 1810 un numeroso grupo de criollos en el centro del virreinato de la Nueva España, deseosos de participar en el gobierno de las colonias, aprovecharon la invasión francesa a España para enarbolar un movimiento de independencia y liberarse así de la hegemonía de los españoles peninsulares. Como símbolo aglutinante de una sociedad desmembrada, tomaron el estandarte de la Virgen de Guadalupe y un grupo de líderes religiosos llamaron a armas a los indígenas, tomando partido de que que todos estaban (tanto antes como ahora) bien jodidos, pero bien católicos. Después de una cruenta lucha que duró 11 años, el exvirreinato obtuvo su independencia para luego llamarse México. Y hoy 16 de septiembre se celebra el grito con el que arengó el cura Hidalgo a las masas para levantarse contra el yugo ultramarino, en lo que ahora se conoce como la ciudad de Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato.

El nombre de México, viene de los mexicas, como se autodenominaban los aztecas, que era la civilización más poderosa militarmente cuando llegó Hernán Cortés. No era las más culta, ni la mas desarrollada científicamente, ni la más civilizada, por decirlo de alguna forma, que habían existido en estas tierras; eran guerreros, dominaban un vasto territorio y exigían tributo a los pueblos cercanos. Pero tenían la ciudad más grande, mejor equipada y más compleja de las que había en ese tiempo, Tenochtitlán, y su conquista fue costosísima para los hombre de Cortés.

Es extraño como esas páginas nacionales me parecieron tan triviales por tanto tiempo, y ahora que estoy lejos, me parecen tan ricas y llenas de significado: el nacimiento exabrupto de una nación, con pobladores de identidades tan distintas.

Después soportamos una dictadura, la invasión estadounidense, la pérdida de la mitad del territorio, luego una invasión francesa, luego una guerra de reforma, una dictadura más, luego una revolución, una guerra cristera, luego una matanza de estudiantes, un terremoto y una bola de gobiernos ineptos. Nada es perfecto, pero todo es perfectible.

Tal vez, después de la selección de fútbol, la Virgen de Guadalupe y el tequila, la frase que más une a los mexicanos es: ¡viva México cabrones!
Trackback URI: http://www.ceyusa.com/blog/index.php?trackback/529

#1 Re: 15 September, 5:56pm

kad, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

s/exiguían/exigían
Te aplaudo el esfuerzo puesto que no se te olvidó el acento :)
¿Que se siente ser un extraño en tierra extraña?

[ Reply (1) ]

#1.1 Re: Re: 15 September, 5:56pm

ceyusa, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

Gracias Kad. Corregido

[ Reply (1) ]

#1.1.1 Re: Re: Re: 15 September, 5:56pm

Rene Lara, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

¡Viva México, cabrones!
Lacandona región más transparente,
san Lázaro del buen republicano,
Villa, Comala, foro Aguas Calientes,
lejos de dios, cerca del Vaticano.
Pinche Cortés, hidalgo con legañas,
Tina Modotti, Trotsky, Luis Buñuel,
Chavela, Zapatour, Lucio Cabañas,
Tlatelolco, mezcal, sor Juana Inés.
Sinaloa, luego luego con sangrita,
Ciudad Juárez, ¡ay! María bonita,
Zotoluco, tamales, guitarrones,
gachupines nietos de la chingada,
corridos, narcos, espaldas mojadas,
no mames, ¡Viva México, cabrones!
J.Sabina
Publicado en La Jornada
Gracias a Isaias V. (Tijuana, Mexico) por la colaboración.
Copiado de
http://www.tinet.org/~gbc/rosa.htm
r.lara

[ Reply (0) ]

#2 Re: 15 September, 5:56pm

Rene Lara, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

La historia tiene muchas veritientes, a veces mitolçogicas, sin ir lejos el editorialista Sergio Sarmiento nos presenta algo de ello, acerca de lo que perseguia Hidalgo.
%%%%%%%%%%%%%%%%
JAQUE MATE
Grito de Dolores
Sergio Sarmiento
16 Sep. 08
"¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Muera el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII!"
Palabras probables del grito de Dolores
Mucho nos dicen acerca de una nación sus mitos y héroes fundacionales.
Rómulo y Remo, amamantados por una loba, constituyen el mito de inicio
de una Roma que conquistaría todo el "mundo conocido". En México, uno
de nuestros mitos fundacionales es un confuso "grito de Dolores" y su
personaje protagónico, un cura llamado Miguel Hidalgo y Costilla.
No conocemos en realidad las palabras que pronunció el cura Hidalgo en
esa madrugada del 16 de septiembre en el pueblo de Dolores,
Guanajuato. Sabemos, sin embargo, que Hidalgo no hizo un llamado por
la independencia de México. El movimiento que él encabezaba buscaba
preservar la independencia de España frente a las tropas francesas de
Napoleón Bonaparte. Hidalgo quería, es cierto, un mejor gobierno en la
Nueva España, pero bajo una corona española restituida legítimamente a
Fernando VII, quien la había asumido tras la abdicación de su padre
Carlos IV con el motín de Aranjuez de 1808.
Hidalgo, nacido en Corralejo, Guanajuato, en 1753, era hijo de una
acomodada familia de españoles. Miguel se hizo sacerdote; uno de sus
hermanos, José María, fue militar y combatió la rebelión de Miguel.
Dotado de gran inteligencia, Hidalgo se distinguió como teólogo y por
su conocimiento de las ideas de la Ilustración francesa, pero también
por su vida disipada. Pese a ser sacerdote, tuvo cuando menos cinco
hijos con tres mujeres: Manuela Ramos Pichardo, Josefa Quintana
Castañón y Bibiana Lucero (http://familiahidalgopena.blogspot.com). La
Inquisición lo enjuició en su juventud, pero no por sus ideas sino por
faltas a la moral.
Las propiedades de su familia fueron expropiadas por el virrey José de
Iturrigaray en 1807 para financiar las aventuras militares de Carlos
IV. Manuel, el hermano menor de Hidalgo, perdió la razón y la vida en
1809 ante la expropiación de sus bienes.
Miguel se incorporó a la conspiración de Querétaro, en la que
participaban el corregidor de esa ciudad, Miguel Domínguez; su esposa,
la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez; y los militares Ignacio
Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo. El grupo lo seleccionó como
líder de una rebelión que debía comenzar el 1o. de diciembre de 1810.
Cuando la conspiración fue descubierta, Allende e Hidalgo optaron por
adelantar el levantamiento, el cual se inició con el grito de Dolores
en la madrugada del 16 de septiembre.
Hidalgo fue un líder titubeante de una rebelión que rápidamente se
nutrió de efectivos. Tomó Celaya y Salamanca sin resistencia. En
Guanajuato, tras capturar violentamente la alhóndiga de Granaditas el
28 de septiembre, sus tropas saquearon la ciudad y llevaron a cabo una
sangrienta matanza de civiles y militares. Ésta fue la primera de
varias matanzas y saqueos que siempre dejaron inquieto a Hidalgo.
En las siguientes semanas Hidalgo tomó Valladolid (Morelia) y Toluca.
En el monte de las Cruces derrotó, sufriendo muchas bajas, a un
contingente realista mucho menor al suyo. Se encontraba así a las
puertas de la Ciudad de México, pero con un Ejército disminuido. Trató
de negociar con el virrey Francisco Xavier Venegas, quien rechazó su
iniciativa. Decidió no intentar la toma de la Ciudad de México y se
retiró al Bajío, donde tenía mayor fuerza.
Sin embargo, el ejército realista, reorganizado, empezó a registrar
triunfos frente a los insurgentes. Hidalgo fue derrotado en Aculco y
se retiró a Guadalajara, donde fue vencido en la batalla de Puente de
Calderón. Allende empezó a cuestionar el liderazgo de Hidalgo, pero
ambos se dirigieron a Estados Unidos, buscando apoyo. Fueron
traicionados y capturados en Acatita de Baján, Coahuila, y trasladados
a Chihuahua. Hidalgo fue ejecutado el 30 de julio de 1811. Tenía 58
años de edad.
Hidalgo es hoy considerado el padre de la independencia de México, sin
nunca haber expresado el deseo de lograr este objetivo. Quien por
primera vez estableció ese propósito para una rebelión reducida a
simple guerrilla fue José María Morelos en el Congreso de Chilpancingo
de 1813, pero el verdadero padre de la independencia fue Agustín de
Iturbide, quien tras pelear contra los insurgentes forjó un pacto con
Vicente Guerrero para declarar la independencia de México. Iturbide,
sin embargo, ha sido virtualmente borrado de la mitología histórica
mexicana por haber sido conservador y por haberse declarado emperador.
El gobierno mexicano ha tratado siempre de ajustar el grito de Dolores
a sus propósitos políticos. Con Porfirio Díaz la ceremonia de
conmemoración se pasó al 15 de septiembre por la noche, para hacerla
coincidir con el cumpleaños del Presidente. El grito se nos presenta
hoy con un "¡Viva México!" que es cuando menos anacrónico. Ningún
Presidente se atrevería a empuñar en la actualidad un estandarte de la
Virgen de Guadalupe y a gritar vivas a favor del monarca español.

[ Reply (0) ]

#3 Re: 15 September, 5:56pm

Rene Lara, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

Tambien con rescpecto a la perdidida de Texas hay bastante mito, pues cierto es que loperdimos pero tambine hay muchos indicios historicos de que mas que perdido es que un grupo de mexicanos texanos ya no quiseron estar en esta federacion.
Si alguno de los estados del norte les dieran la posibiliad de ser una estrella mas de los vecinos del norte ¿cual seria su decision?

[ Reply (2) ]

#3.1 Re: Re: 15 September, 5:56pm

ceyusa, <E-Mail> / Tuesday 16 September 2008  
avatar

Sí, es seguro que había terratenientes texanos que querían una independiencia del gobierno centralista, sin embargo también hubo una fuerte inmigración de las 13 colonias con una marcada inclinación a modo de vida WASP, que finalmente dieron el un gran peso en la balanza final. Simplemente la defensa del Alamo fue realizada por practicamente puros angloparlantes (David Crocket entre ellos).
Aun ahora Texas tiene un orgullo propio de independencia y cada periodo, tengo entendido, realizan una votación para preguntar a la población si desean seguir siendo parte de la unión americana.

[ Reply (0) ]

#3.2 Re: Re: 15 September, 5:56pm

Profesor Mamelowsky, <E-Mail> / Wednesday 17 September 2008  
avatar

Con respecto a tus sesudos comentarios y a la pregunta del final, tengo entendido que en la actualidad en los estados norteños vecinos de los norteamericanos les habría gustado que los estados unidos se hubieran quedado también con esa parte del territorio, como que hay una añoranza que no se ventila públicamente pero que ahí está.
Eso fue lo que me dijo mi padre quien vivió en Hermosillo, Sonora algunos años ejerciendo la práctica médica.
¿Qué opinas ceyusa? ¿Es acertado este comentario? tu ya estuviste viviendo algún tiempo en Monterrey, ¿Qué dice la gente de allá?

[ Reply (2) ]

#3.2.1 Re: Re: Re: 15 September, 5:56pm

Rene Lara, <E-Mail> / Wednesday 17 September 2008  
avatar

Sin duda Ceyusa nos puede dar una idea mas moderna de ese sentir.
Vivi en Monterrey de 1981 a 1992.
Creo que habrá "algunos que si y otros que no", como en todo.
Soy tamulipeco, del sur de Tamaulipas. En mi comunidad no habia ese sentir, pero tambien ingorabamos muchas mas cosas que hoy, crecimos con la idea nacionalista de "nos lo robaron". No recuerdo a alguno pensando o desesando ser parte "del robo".
Ahora vivo en Celaya.
Aqui, en Tam, y en Mty he visto personas añorando los vecinos del Norte, pero quiza por la tentacion enorme de cambiar su status de un plumazo, algo similar a desear sacarse la loteria.
Creo que no es cuestion de estados, en todo el pais encontraremos gente con ese deseo y otros con el opuesto.
Unos dispuestos a jugarse la vida por estar alla y otros que aunque puedan, eligen no ir.
Pero todo es una especulacion, apenas teniendo enfrente una oprtunidad podremos decir si la tomamos o no.
Dicen que "el ladron, sin ocasion de robar se cree justo" :-)
Saludos
R.Lara

[ Reply (0) ]

#3.2.2 Re: Re: Re: 15 September, 5:56pm

ceyusa, <E-Mail> / Thursday 18 September 2008  
avatar

El norte de México es muy ancho y sólo he estado en Nuevo León y Tamaulipas. Y que yo haya percibido un sentir anexionista, pues la verdad no. Y a como está la frontera ahora, a comparación de unos años, es relativamente fácil ir y venir.
Sí percibí diferencias culturales, sociales y de identidad propias, muy diferentes a las otras partes de he vivido (Cuernavaca y Celaya específicamente).
Históricamente sólo tengo conocimiento de dos partes del territorio nacional que buscaron vehementemente su independencia: La república de Río Grande, conformada por Tamaulipas, Nuevo León y Cohauila; y la república de Yucatán, formada por toda península.
La república de Río Grande (http://en.wikipedia.org/wiki/Republic_of_the_Rio_Grande) no tuvo mucha vida, y al contrario, en la invasión de Estados Unidos, cuando la anexión de Texas estaba en lo más álgido, Monterrey defendió heróicamente el suelo nacional.
Por otra parte, la república de Yucatán (http://en.wikipedia.org/wiki/Republic_of_Yucat%C3%A1n) fue más insistente en su posición, pidiendo formalmente ayuda al extranjero para reconocerla como país independiente, para ayudarla a independizarse de México, y más aún, durante la invasión de EUA, ¡Yucatán se declaró neutral! En fin, eran otros tiempos.
En los demás estados, no han sido más que suspiros personales y aislados, cargados de sentimientos de inferioridad.

[ Reply (0) ]

Leave a Comment

Write the captcha code you are seeing.

Comment XML feeds: RSS | Atom