28 April, 5:35pm

Desperté, me preparé café y huevos. Desayuné mientras veía las noticias de soslayo. Me bañé, me afeité y salí sin mucho ánimo a la calle. Habían dicho en el reporte del clima que bajaría la temperatura y que habría lluvias así que cogí el paraguas previsoriamente. El plan era ira a un banco y abrir una cuenta para que me depositaran el sueldo. Entré al banco atrás de mi casa y estaba a reventar. Salí con grima de ahí. Las filas y el acinamiento no es precisamente lo mio así que salí corriendo con la consigna de regresar al día siguiente más temprano y evitar las aglomeraciones. Salgo del banco y camino hacia la oficina. No doy más de una veintena de pasos cuando comienza a llover, cada vez más fuerte. Abro el paraguas pero al darme cuenta mis pantalones ya están empapados en la parte de abajo amenzando con mojarse en su mayoría. Me quedo en el túnel peatonal esperando a que escampe. Pasa gente corriendo. Cuando baja la fuerza de la lluvia, alzo mi paraguas y sigo adelante. Los repartidores de periódico gratuito ya no están en su sitio. Subo y tomando una ruta alterna llego a la oficina. Montse me pide el número de cuenta para hacerme el depósito del sueldo; le digo que aun no la abro; me replica que me pagaría con un cheque que podría cobrar en cuanto tenga una cuenta. No quería trabajar el proyecto asignado y aprovechando la ausencia del líder de proyecto me dedico por completo al youtube-viewer. Sólo pude jugar con el libsoup y entender su mecanismo de asincronía. En eso sigo hasta que acaba el día y salgo a las nueve de la noche acompañado por Antía, compañera de trabajo, quien resulta que también vive por el rumbo. Me dijo que se iban a juntar varios amigos suyo de la universidad a tomar algo que si quería unirme. ¿Qué está pasando conmigo? Hace un tiempo, no lo hubiera dudado, sin importar si llevaba la portátil a cuestas o sí hubiera hecho frío, hubiera ido... pero dije que no, que prefería llegar al piso a no se a qué. Temo que estoy años en Monterrey me han convertido en algo parecido a la Lady. Sin embargo, de verdad no quería confrontarme con mi lado social... pero después la culpa, la recriminación personal. ¿Qué me pasa? ¿Me estoy volviendo viejo? No... siempre he sido una persona aislada, sólo que por un lapso de tiempo grande, combatí frontalmente esas reacciones naturales, y hubo muchas ocasiones que agradezco que halla sido así.. ¿Por qué he dejado de combatirlo? No lo se. Llegué a casa. Estoy cansado. Me gustaría dormir.