Recuerdo de Alfredo de Musset

Este poema lo encontré en el libro de la clase de español en tercero de secundaria. Recuerdo bien cómo descubrí el poema: estábamos en clase y el profesor pedía que alguno de nosotros leyera un poema del capítulo, poesía del romanticismo, y que se hiciera una paráfrasis rápida del poema. Leyeron éste y yo lo encontré inquietantemente bello. Sabía que no lo comprendía en toda su extensión, pero había en él algo que me capturaba. Me aventuré a dar su paráfrasis. El maestro me miró con una expresión de desagrado cada vez más patente con respecto daba mi explicación. Terminada mi participación, se apuró a decir "no, eso no quiere decir, más bien es esto..." y en tres palabras explicó algo que nada tenía que ver con lo que yo veía en el poema, mientras que el resto de mis compañeros aprobaron la explicación del maestro. Recuerdo el sentimiento de ira y humillación que me abordó.

Pero sin más preámbulos, el poema:

La luna, envuelta en vaporosa nube,
triste asoma en remota lontananza;
mas pronto al cielo despejado sube,
y a su puro fulgor serena lanza.

A su luz, en el suelo humedecido,
brota el aroma que perfuma el viento;
así, dulce también, mi amor perdido
surgir del corazón otra vez siento.

Pasaron las congojas de mi vida;
pasó cuanto turbaba mi reposo;
y hoy, en tu seno, soledad querida,
niño de nuevo soy, y soy dischoso.

¡Condición de vivir afortunada!
Llévase el tiempo lágrimas y angustias;
mas de la muerta juventud se apiada,
y no quiere arrancar su flores mustias.

¡Bendígote, virtud consoladora!
Nunca pensé que tanto me doliera
la horrible herida al recibirla, y ahora
la cicatriz tan deliciosa fuera.

Lejos de mi, las que a fingir no acierto
fúnebres frases de vulgar sentido,
luto insulso, que dan a un amor muerto
los que nunca han amada ni han sufrido.

El poema jamás lo recuerdo completo, pero constantemente golpean algunos de sus versos mi memoria, y me reconforta, me violenta, me consuela... en especial las estrofas de la 3 a la 6. Supongo que la lírica eso, la pasión que trasmite la música intrínseca de la palabras.