dom-ingo

La novedad es que finalmente ayer instalamos la parrilla. No se confundan, no es una parrilla para carne asada, si no un paupérrimo sustituto de estufa, con tres hornillas. La parrilla fue un generoso regalo hecho hace 3 semanas, pero no fue hasta que ayer la conectamos. Como nota al márgen aprendí un poco sobre cómo se maneja el gas natural en el pueblo, además de aprender a pedir la herramienta correcta al vecino. El objetivo de contarles sobre la parrilla es para presumirles que hoy me tomé mi primer expresso en Monterrey. Ese sabor... no he encontrado nada que le sustituya, sin mencionar su efecto psicotrópico que ahora me mantiene en un estado transcendente al código sublimado, donde los operadores lógicos se funden en uno sólo y la complejidad No Polinómica es, en realidad una burla celestial...