Revueltas

Extraña coincidencia, terminar esta antología de José Revueltas justo a un año de la desaparición forzada de los estudiantes de la escuela normal, rural, de Ayotzinapa, Guerrero. Aires de Revueltas, me gustaría decir.

Desconozco tanto, que me he aficionado a las antologías, así puedo paladear el abismo de ciertos autores o temáticas, guiado por un Virgilio, un algo menos de confiar. Como dice José Manuel Mateo, el antologista de esta obra:

[..] la función de ciertas antologías consiste sencillamente en señalar el punto sobre la tierra desde el que alguien decide ver el mundo.

Lo que buscaba en Revueltas era ese llevar a la literatura la dialéctica, o más exactamente el materialismo dialéctico. Y pude ver sus esbozos, tantear sus mecanismos: Ese ir y venir entre lo abstracto y lo concreto; la negación de la situación sobre la negación del proyecto; la angustia de lo perecedero y inmanente, frente al deseo de lo inmutable y trascendente.

A cambio de una buena experiencia literaria cualquier escritor que se respete es capaz de traicionar —¿o asesinar?— a su misma madre.

—José Revueltas citando a O'Neill (Las evocaciones requeridas)

[..] en el fondo las palabras no son sino el recuerdo de otras palabras, y esta segunda transposición, o tercera o quinta o milésima, de aquel recuerdo esencial tras del que se anda en busca, no es sino el esconderse del vacío, cuyo ocultamiento, sin embargo, es una acción inasible, irrespirable, pues para el vacío no hay escondite ni refugio, ya que él mismo es un exilio, un escapar perpetuo con que el universo trata de saciar su furia por desaparecer.

—José Revueltas. Ezequiel o la matanza de los inocentes (1969)

[..] Él y Yo estamos condenados a verificar cada Quien para sí mismo y con una necesaria y alucinante prolijidad, los modos, las formas, los métodos, las vicisitudes y los detalles concretos y circunstanciados en los que se desenvuelve esta minuciosa tortura que consiste en que no podamos dejarnos de mirar, examinar, analizar Uno al Otro siempre y, de necesidad, con un desesperado cinismo ya sin escapatoria. En estos momentos Él está escribiendo y pensando exactamente con las mismas letras y las mismas palabras, las mismas cosas que Yo digo. Habría acaso una solución de continuidad para el acontecer de estas cosas, por medio de un tercer lector en discordia, pero Él es mi Lector Único y Yo soy su Único Lector.

—José Revueltas (El reojo del yo)

  1. Poesía en movimiento. Octavio Paz, et all. (10/14/2014 - 01/14/2015)
  2. Los condenados de la tierra. Frantz Fanon. (12/16/2014 - 01/15/2015)
  3. Tres mujeres. Sylvia Plath. (01/15/2015 - 01/18/2015)
  4. Ararat. Louise Glück (01/19/2015 - 02/15/2015)
  5. Celebración. Gonzalo Hermo (03/10/2015 - 03/21/2015)
  6. La Palabra de la Reforma en la Republica de las Letras. Ignacio Ramírez (01/19/2015 - 05/17/2015)
  7. Anti-Dühring o la revolución de la ciencia de Eugenio Dühring (introducción al estudio del socialismo). Federico Engels (01/19/2015 - 06/14/2015)
  8. Tintes del cielo. Natsume Sōseki. (06/14/2015 - 06/24/2015)
  9. A Clash of Kings. George R. R. Martin. (06/25/2015 - 07/23/2015)
  10. Que me queres, amor? Manuel Rivas (07/23/2015 - 07/28/2015)
  11. Ver en las tinieblas. Narrativa, ensayo, evocaciones. José Revueltas (07/29/2015 - 09/26/2015)