you're in the jungle baby! you're gonna die!

Hoy tenía que cumplir un compromiso. Ya lo había aplazado demasiado. Fuí a Dolores Hidalgo, como había quedado con Carlos García a ver sus servidores.

El problema de ir a Dolores es que, aunque está cerca en carro, en camión es una tortura. No hay camiones directos, se van puebleando, por Empalme Escobedo, Comonfort, San Miguel de Allende y Dolores. Si sólo hiciera alto en las terminales no habría mucho problema, pero el camión prácticamente ¡se convierte en una ruta urbana! Cada trescientos metros va haciendo paradas, para subir o bajar gente; en lugares en que no divisas casas o asentamientos, ahí transbordan personas. Entonces, lo que sería un viaje de una hora máximo, se convierte en uno ¡de tres horas!

Tomé el camión a las 9am y fuí llegando a medio día. Ayudé a una gringa a ubicarse en la ciudad. Ya se iba a bajar en las afueras de Dolores sólo porque la mayoría se bajó ahí. No la culpo, yo hize lo mismo la primera vez que fui.

El trabajo fue lo usual: actualizar, parchar, recompilar. Y de nuevo tres horas de vuelta. Estaba yo desesperado. Al menos avance en el Evangelio según Jesucristo.

Los viajes largos ponen a pensar a uno, inevitablemente. Iba a la ida pensando en el ultimatúm para el cambio de contraseñas del grupo, cuando me llegó de golpe: ¡guadaña no lleva diéresis! y lo había estado escribiendo así constantemente. Una culpa y verguenza me embargaron, quería bajarme para conseguir un internet público y corregir todas mis insistentes equivocaciones.

Pensé en mis actitudes de la víspera. He estado de pitufo gruñón, y no gano nada con ello. Haré un esfuerzo por estar de mejor ánimo.

BX me envió una liga con una buena Crítica al mentado Código da Vince. Gracias BX.

Estoy cansado.