11 November, 4:56pm

Finalmente lo hice. O algo parecido. El sábado pasado me levanté muy temprano, tomé la portátil y comencé la limpieza de mi cuenta de Facebook. Borré la mayoría de las etiquetas en fotografías que hacía me referenciaban, dejando sólo las más significativas para mi. Borré la mayoría de las aplicaciones que tenía en mi perfil de usuario, otra vez dejando sólo las que me enorgullecen (Blog/RSS, GoodReads y "Where I am?"). Me desinscribí de prácticamente todos lo grupos y de casi todas las páginas; eliminé toda la información personal obsoleta e irrlevante. Y finalmente he ido bloqueando aplicaciones y personas de mis news/live feed.

Extrañamente ahora encuentro bastante parco Facebook: ya no es aquél viaje de subidones y bajones emocionales. Ahora es muy aséptico, racional, casi aburrido.

Con MSN pasó algo parecido: durante mi limpieza de Facebook me encontré con una foto que me destrozó el corazón, tristeza que trastocó en una ira portadora de la decisión: bloqueé y borré contactos del Microsoft Messenger. La mayoría de los contactos eliminados eran gente con la que no tenía contacto desde hacía más de 6 meses (había alguno hasta de tres años sin intercambiar teclazos). Hubo sin embargo otros contactos que eliminé por que eran gente que no aportaban nada positivo a mi vida. Y a un click de ratón mi vida social se redujo.

Al final, me sentí más pesado, como si mis pies finalmente pisaran el suelo. Había soltado un par de globos que me elevaban por los aires de la virtualidad.

Me he desembarazado, si no de emociones fútiles, sí de distractores que consumían mis pensamientos y mi tiempo, y a la vez he cortado lazos sociales, algo que no recuerdo haber hecho en toda mi vida de manera consciente. Si hay algo que me quedó de mi educación paterna será la frase "al amigo tenerlo y no perderlo", y esa había sido una máxima en mi vida durante mucho tiempo con interesantes resultados: alguien podrá necesitar tu ayuda cuando menos lo esperas y visceversa. Esta vez, de manera rebuscada por la virtualidad, he hecho lo contrario. ¿Será para bien?

Por lo pronto este primer fin de semana con menos amigos fue muy productivo: terminé mi parser de JPEG, hice un script en Python para enviar titulares de RSS por twitter y trabajé un poco sobre OpenEmbedded, además de salir con los tugas y S. al cine y de copas. Precipitemos el conflicto interno.