1 March, 11:02pm

La vida no es un buen regalo

Uno de mis últimos alias en en MSN fue el mismo que hoy titula este espacio. F. inmediatamente me recriminó insistiéndome que me suicidara, así que es mi deber aclarar este punto.

Hace tiempo me topé con esta página que ha puesto a reflexionar sobre el tema desde entonces: Voluntary Human Extinction Movement.

De acuerdo a wikipedia, es un movimiento ambientalista extremo, cuya tesis principal es "La eliminación progresiva de la raza humana, al dejar de procrear voluntariamente, permitirá que la biosfera de la tierra vuelva a la salud. Las condiciones de hacinamiento y la escacez de recursos se mejorarán al disminuir nuestra densidad poblacional".

Les recomiendo mucho que revisen los argumentos que exhibe este grupo en contra de la procreación.

Pero iendo más allá, agregando mi cuota a la discusión, con la gente que he discutido la idea de tener o no tener hijos durante nuestra existencia, no he encontrado a ninguno que me de una respuesta racional, con un argumento sostenible, todo se reduce, hasta donde me dicen, a "vivir la gran emoción de procrear".

Creo que tengo que hacer aquí una distinción que hacen los de vhemt: el avance social y médico de la humanidad nos ha permitido separar la sexualidad de la procreación, y estas de la paternidad. Es decir, se puede follar disminuyendo sensiblemente (no totalmente) la probabilidad del embarazo, y se puede vivir la paternidad/maternidad sin ser procrear (adopción)

Volviendo a mi punto, nadie sabe porque quiere se papá/mamá, simplemente lo saben porque así fueron programados desde mucho antes de tener uso de razón. Todo mundo busca una pareja para forma una familia, sin realmente preguntarse si realmente es obligatorio ese camino. Se nos ha vendido la idea que ese El camino a la vida plena como civil.

Sin embargo, ahora que el avance de la humanidad permite a los individuos gozar de su propia sexualidad, con una mínima probabilidad de procreación, un individuo responsable y reflexivo debería preguntarse a sí mismo y a su pareja si realmente desean regalar vida.

La pareja tiene el poder y la libertad de elegir si quiere concebir un nuevo ser, el cual depositarán lo más prolíjamente en este mundo. ¿Valen la pena realmente esta vida tambaleante entre el nihilismo y el subjetivismo? ¿Vale la pena preservar nuestros egoístas genes? ¿Nos dará tanto orgullo nuestra vida, nuestro conocimiento y nuestras obras para ser el ejemplo de un nuevo ser? ¿No sería más humano darle una oportunidad de una mejor vida a alguien que ya está aquí?

Personalmente y en este momento (reconozco que mis puntos de vista no están escritos en piedra) considero que sería un mejor ser humano si al morir no dejo más que mis ideas y mis obras, no mis genes, no más vida.