7 October, 10:17pm

Ayer llegó Héctor a Monterrey a pasar un par de horas. Nos encontramos en la central de autobuses y nos regresamos en metro a la casa, pasando por la Macroplaza y mostrándole los diferentes edificios que la rodean y una breve explicación de la historia de Monterrey. Dejó su mochila en la casa y nos fuimos en camión al Sierra Madre de San Pedro. Creo que Sierra Madre es parada obligatoria para todo recién llegado a la ciudad. Ahí discutimos varias cosas como por ejemplo mi idea de portar su sistema de reconocimientos de ademanes como elementos de gstreamer, y la pregunta de qué tanta información es necesaria para extraer los ademanes, es decir, qué tanta resolución y que tan granular es indispensable para obtener los gestos. Regresamos a la casa en taxi y nos fuimos a caminar por el Barrio Antiguo. Héctor estaba que daba crédito a las chicas que por ahí pululan los fines de semana, sus ojos se desorbitaban a cada paso con tal de no perder el cadencioso movimiento de las chicas que se divertían en el lugar. Nos metimos al Nueva Luna para beber unas margaritas, para luego pasarnos al Café Iguanas. Terminamos cuando ya nos habíamos cansado y la cheve ya nos hacía sentir torpes. Después fue sufrir los ronquidos de Héctor. Debí haber sacado el colchón inflable a la sala para que ahí durmiera. A la mañana siguiente me levanté a las 9am para preparar huevo con chorizo, bañarme e irnos al parque Fundidora a recorrer la exposición de Iris ya la Serpiente Emplumada. Muy bonita exposición, se nota el esfuerzo realizado para traer las piezas egipcias. Como siempre, lo que más me fastidió fue la cantidad de gente y sobre todo la cantidad de niños urdiendo aquí y allá, sin entender nada de lo que ahí se exponía y con nulo interés de entenderlo. Las madres, con intención disfrutar del paseo, desatendían a sus vástagos con facilidad. Pero querían tener hijos. Comimos saliendo lasaña y corrimos de vuelta para que Héctor no llegara tarde a tomar su camión. El resto de la tarde me la pasé dormido y echado frente a la computadora. Ayer, no me quiero ir sin decirlo, me aventuré a preparar un platillo modificado que vi en cookingforengineers.com . La preparación es simple: pechuga fileteada de pollo se le pone sal y un poco de pimienta al gusto y se fríe. Una vez frita se saca del sartén y ahí se vierte cebolla morada finamente picada junto con ajo de igual forma. Se sofríe y se agregan champiñones frescos cortados gruesamente. Se deja unos cinco minutos y se vierte crema. Se deja reducir la mezcla y finalmente se vierte la salsa sobre el jam.... digo, el pollo. Delicioso. Lástima que no tenía vino para empujar los bocados y tuve que limitarme a agua pura.