... --- ...

Había pensado, mientras caminaba por la calle Morelos en la mañana, viendo la gente caminar hacia sus trabajos, el aire matutino que se calentaba minuto a minuto, que blogearía sobre los últimos sucesos del trabajo. Después recapacité. Qué triste vivir tu vida alrededor de un empleo. Pero la ira provocada por la censura y el sentimiento de ser escudriñado no se va del todo. Sentir en carne viva la distopía de 1984 no es nada reconfortante. Big brother is watching you! Aún tengo ánimos de dedicar una prolongada mentada de madre a aquellos que ahora leen mi blog con intención de supervisar mis pensamientos. La opción timorata sería dejar de blogear, pero no arreglaría nada.

Una última cosa (sí, sobre el trabajo). Recibí un correo de K., donde exponía sus razones, o disculpas, por no haberme pasado al grupo de desarrollo. No justifico sus razones, pero ha sido una gran amabilidad suya el correo y mis enconos han sido escampados. Veremos qué pasa.

Sigo leyendo La Náusea. No entiendo mucho el punto general de Jean Paul Sartre en cuanto a la obra. Tiene parráfos memorables ¿pero cuál es el sentido del personaje? Tal vez ese sea el punto de la obra: la existencia en sí no tiene sentido y de ahí viene la naúsea.

¿Iré a ver la película de Karol? Esa vena Marista aún palpita... no es del todo malo.

Esta liga está para espantar a cualquier paranoico: Yuo win prize!. Lo bueno es que yo no soy paranoico... lo que no quita que hay gente que me observa para hacerme daño al menor descuido :)

Me he estado autoflagelando porque no avanzo en el proyecto de SiCaPoP. ¿Dónde estarán las 700 líneas de código que debo escribir diariamente? ¡Es el maldito freeciv que no me deja vivir!

¿Han notado que me he encasquetado en mi papelito de víctima irredenta a lo largo de estas líneas? Yo lo acabo de hacer. Hay que exorcisar estas telarañas mentales.

Los nuevos comerciales de Mac están chistosos.