Lumes

Volver a Comala, conocer al padre; último deseo materno. Pero allí quedaba sólo el espectro del ausente, manera particularmente atroz de la presencia.

El retorno a la infancia tiene algo de perverso cuando se va en pos del instante donde torcimos nuestros pasos. Su perversidad estriba en la confirmación de nuestras desgracias. Entonces, cualquier frivolidad es útil, toda mota de recuerdo es susceptible de culpabilidad.

El pasado no se examina para justificar la desdicha. Su revisión apunta hacia la resignificación, subvertir el presente. No es fácil. La literatura, la poesía, se sirve de este esfuerzo para mostrar otras posibilidades: ausencia por emancipación; temor como logro inadvertido. El lugar más peligroso del pasado es la dicha infantil, nos enjaula en el cansino mito del paraíso perdido.

Estas ideas me surgen luego de leer Lumes, de Isamel Ramos, y de estar leyendo los ensayos de Borges, Otras inquisiciones.

Un texto de Ismael:

Fábula

Houbo un día no que meu pai me pediu que me pegase un tiro.
Isto non é un poema.
Na casa de meous avós hai dúas escopetas.
Ía sol e decidín caminar costa abaixo.
  1. Manual para mujeres de la limpieza. Lucia Berlin. (12/17/2017 - 01/01/2018)
  2. Arraianos. Xosé Luís Méndez Ferrín. (01/01/2018 - 01/28/2018)
  3. El palacio azul de los ingenieros belgas. Fulgencio Argüelles. (01/28/2018 - 02/09/2018)
  4. La carretera de Volokolamsk. Alexandr Bek (02/10/2018 - 02/13/2018)
  5. Capitalismo Gore. Sayak Valencia (02/11/2018 - 05/08/2018)
  6. El órgano de la risa. Heriberto Yépez (05/08/2018 - 05/31/2018)
  7. Sin novedad en el frente. Erich Maria Remarque (06/01/2018 - 06/10/2018)
  8. Una vez en Europa. John Berger. (05/10/2018 - 07/07/2018)
  9. Lumes. Ismael Ramos (06/10/2018 - 07/15/2018)