who killed Bambi?

Reporte de actividades

La anécdota

Resulta que me fui en búsqueda de hojas tamaño A4 (que es el estándar para la comunidad europea, como para nosotros es el tamaño carta), andando por varias papelerías. No encontré en ningún lado, para terminar. Sin embargo, en mi andar, entré a una librería de ocasión, donde compran y vender libros usados, con la esperanza de hallar algo de Freud. Pues de igual modo no había nada de él. Pensé que un buen termómetro para la cultura de una ciudad sería estas librerías de ocasión, y suponiendo esto, Celaya es una ciudad que está por los suelos en cultura: puros libros de texto maltratados, novelas malísimas o clásicos que nadie lee (los de la editorial Purrúa). Pero aún así no se debe perder la esperanza, en esos lugares he encontrado joyitas. Estaba pues, en mi búsqueda del tesoro, cuando llegó un cliente preguntando "¿Tienes el Código da Vínci?". Mi lobo salió de su estepa. Personalmente creo que el Código es una de los productos más depurados de la estupidez norteamericana: un bonche de clichés esotéricos, suciamente engarzados, todo bajo un ante de pseudo formalidad e intelectualidad. Hay cosas mejores qué leer. Y mi niño bueno también salió a saludar: al menos la gente lee, al menos la gente se interesa por poner sus ojos en un libro. El pobre tipo de la librería, muy desconsolado, le dijo que no lo tenía, pero que había otras novelas, que con toda confianza echara un ojo.

Minutos después llegó otro señor: "¿Tienes el Código da Vinci?". La respuesta del encargado no dejó esconder su enfado: "¡No! Pero hay otras opciones. Aquí está la sección de novela", y yo me cagué de risa: ¡este pueblo está de verdad en el rezago! Me apenó la risotada que me salió y que tuve que contener de inmediato. Pensé en el pobre dependiente de la voluntariosa librería, soportar a esta gente. Mientras tanto, había encontrado dos libros interesantes: "Ética para Amador" de Savater y "Algebra lineal" de Grossman. Decidí comprar uno de ellos y me decanté, apresuradamente, por el de Fernando Savater.

Me preguntarán si leí el Código. Sí, lo admito, y tiene mi segundo lugar en lectura de un libro completo: 2 días. El primero lo tiene El Exorcista con un día. ¿He leído algo más de Dan Brown? ¡Por Dios, no! ¿Iré a ver la película? (lo sé, lo sé, soy un morboso, incoherente, presuntuoso e hipócrita) Sí, sí pienso ir a verla cuando salga.