Recordar es vivir

Uno de los viajes más memorables que hemos hecho fue, probablemente, a Oaxaca. Y, tal vez, la foto más emblemática de este viaje es la siguiente:

Oaxaca

En ese momento acabamos de llegar a Puerto Escondido, en la playa de Zicatela, no habíamos comido nada ese día, y encontramos esos bungalows muy baratos. Habíamos estado todo el medio día en la playa, jugando con boogies rentados, y ya rendidos nos metimos a la alberca del lugar donde nos hospedamos. El encargado, muy solícitamente nos vendió un cartón de cheves y ese glorioso momento quedó para la historia en esta fotografía.

Todo el viaje en sí fue mágico. Y cada vez que nos reúnamos saldrá a tema.