Strand

Pues leí a Mark Strand, poeta canadiense. Debo confesar que compré este poemario en linea a bolea, a Tín Marín, de Do Pingüé. Sólo sabía que debía entregarme a un poemario entero de Strand. La sorpresa fue, al abrir sus páginas, descubrir que eran poemas en prosa. No sabía que Strand usara este formato. Sentí al principio desilusión, pero luego supe que era una buena oportunidad para explorar la prosa poética.

Siempre he sabido que lo mio es la prosa, la narrativa. Sin embargo, creo que el oficio de la palabra sólo se desarrolla a través de la poesía. Con la poesía se descubre el trabajo de manejar los mecanismos de la palabra, transmitir emociones, dimensiones, atmósferas, los conceptos huidizos. La cuestión a la que me enfrentaba, sin reconocerlo, era el paso de la lírica a la prosa. Cada vez que intentaba escribir una prosa poética me sentía incómodo, fuera de mi horma. Ahora, con este poemario de Strand, vislumbro que los secretos de la prosa poética comienzan a desvelarse.

Comparto el poema de Mark Strand que más me gustó de este poemario:

THE ENIGMA OF THE INFINITESIMAL

You've seen them at dusk, walking along the shore, seen them
standing in doorways, leaning from window, or straddling
the slow-moving edge of a shadow. Lovers of the in-between,
the are neither here nor there, neither in nor out. Poor
souls, the are driven to experience the impossible. Even at
night, the lie in bed with one eye closed and the other open,
hoping to catch the last second of consciusness and the first
of sleep, to inhabit that no-man's-land, that beautiful place,
to behold as only a god might, the luminous conjunctions of
nothing and all.

— Mark Strand. Almost invisible.

Siento la obligación de explicar las causas que dilataron tanto la lectura de este pequeño volumen. Es completamente innecesario, lo sé. Pero debo decir que mayo fue un mes de intenso trabajo, con el agregado de estar constantemente rodeado de gente, y yo, para leer y escribir necesito de soledad. No obstante, sabía que esta situación sólo era cosa de un mes. Había que hacer tripas corazón.

Ahora, permítanme la osadía de colocar un poema en prosa mío a continuación. Lo comparto porque es mi primer experimento, relativamente, exitoso con este tipo de composición, y me da la gana hacerlo.

CASA AL ATARDECER

La casa, entregada a la tarde, disipa la memoria del otoño.
Construida de yerros. Donde la límpida cobardía acecha farolas
encendidas, incapaces de iluminar el horizonte enmalezado.
Refugio para el mes caleidoscopio. La madre pide a su hija que
pinte el amor con sus crayolas. La niña entrega su mirada. Si
pudiera dibujar, mas solo tengo este rencor arrastrando desde
Comala.
  1. Hegel, Marx, Nietzsche (o el reino de las sombras). Henri Lefebvre. (12/04/2016 - 01/19/2017)
  2. The Man in the High Castle. Philip K. Dick. (01/20/2017- 02/10/2017)
  3. Poemas escogidos. John Keats. (02/16/2017 - 02/26/2017)
  4. La Comuna de París. K. Marx, F. Engels, V. Lenin. (02/27/2017 - 03/30/2017)
  5. México insurgente. John Reed. (04/01/2017 - 04/22/2017)
  6. Casi invisible. Mark Strand (04/22/2017 - 01/06/2017)